L'Assemblée des Chômeurs de Barcelone "exproprie" un supermarché de Nou Barris

Publié le par la Rédaction


Un groupe de jeunes […] a pris d’assaut samedi après-midi un supermarché de la plaza Llucmajor Barcelone en Nou Barris, et ont distribué de la nourriture parmi les habitants du quartier. Cette action a été organisée par l’Assemblée des Chômeurs de Barcelone, et était destinée à protester contre la crise économique et l’insécurité de l’emploi.

Vers six heures, selon le quotidien El Pais, une dizaine de jeunes sont entrés dans le supermarché Caprabo-Eroski de la place Llucmajor et ont rempli une dizaine de charriots avec des produits de première necessité tels que du riz, saucisses, conserves et produits ménagers. Ils sont passés par la caisse et au moment de payer ils ont annoncé qu’ils ne le feraient pas.


La confusion a grandi quand les jeunes ont tout de suite réparti tout ce qu’ils avaient pris entre les voisins, précédemment appelés avec deux haut-parleurs dans la rue. Quelques personnes ont profité de cette situation pour sortir sans payer avec leurs achats.

L’arrivée de la police a mis fin à l’action, laissant aller les jeunes, et donc le supermarché a pu revenir à la normale. Tous les faits ont été enregistrés par les caméras de sécurité de l’établissement.

«Exproprier un supermarché pour distribuer ce que nous produisons, entre tous, parce que nous sommes contre un système qui nous vole tous les jours avec des contrats précaires, des hypothèques, les prêts abusifs, etc.», ont expliqué les tracts distribués par le Conseil des Chômeurs de Barcelone — lequel parmi d’autres actions a pris d’assaut la Bourse de Barcelone, par exemple — intitulés «Plein de paniers-cadeaux 2009».

Par la suite les jeunes sont allés dans le centre de Barcelone répéter l’action dans un autre supermarché, mais la présence de policiers en civil les a découragé.

Des nouvelles du front, 23 décembre 2009.


Saqueo antisistema en Nou Barris
Unos jóvenes asaltan un súper y reparten los víveres en protesta por la crisis

Decenas de jóvenes antisistema saquearon ayer por la tarde un supermercado en el barrio barcelonés de Nou Barris y repartieron los alimentos sustraídos entre los vecinos en una acción de protesta contra la crisis económica y la precariedad laboral. La llegada de los Mossos d'Esquadra puso fin al saqueo y, tras unos minutos de diálogo, se marcharon sin que la policía realizara ninguna detención.

La acción, que había sido convocada por la Asamblea de Parados de Barcelona, se inició pasadas las seis de la tarde en el supermercado de la cadena Caprabo-Eroski situado en la plaza de Llucmajor. De manera coordinada, varios jóvenes entraron en el súper a cara descubierta y llenaron un total de 12 carros con productos de primera necesidad, como pasta, arroz, embutidos, conservas, alguna que otra botella de vino y artículos de limpieza.

Cuando los carros estaban repletos acudieron a las seis cajas registradoras y todos los productos pasaron por el lector de barras. A la hora de pagar desvelaron a las cajeras que no pensaban hacerlo. Se crearon entonces unos instantes de desconcierto que aprovecharon algunos clientes para pasar por caja sin abonar tampoco sus carros de la compra.

Mientras tanto, los jóvenes antisistema empezaron a repartir los productos sustraídos entre vecinos del barrio, que habían sido alertados de su acción con dos megáfonos. La llegada de diversas patrullas de los Mossos d'Esquadra puso fin al reparto y los jóvenes acabaron retenidos a la entrada del supermercado.

Entre las cajas registradoras y la puerta de salida se agolparon los alimentos dispersos por el suelo. Los asaltantes requirieron a la dirección para que continuara el reparto. Como era previsible, no lo consiguieron, pero los jóvenes se dieron por satisfechos y decidieron marcharse. Al mismo tiempo que sucedía esto, el supermercado permaneció abierto y funcionando con relativa normalidad, pero ya se habían acabado las compras gratuitas.

La acción de protesta quedó registrada por las cámaras de seguridad, igual que el comportamiento de los clientes que aprovecharon los momentos de confusión para evitar la caja. “No nos hemos llevado ningún producto a casa. Hemos repartido los que hemos podido y los que no, se han quedado dentro”, explicó uno de los asaltantes a la salida, aunque las prominentes e irregulares barrigas de algunos de ellos parecían indicar otra cosa. Los Mossos d'Esquadra permitieron su salida del centro sin cachearlos, mientras los empleados y los mismos policías se apresuraban a reponer las bolsas con los productos sustraídos para que el súper recuperase la normalidad de manera rápida.

Y así fue. Pasadas las 19.15 horas no quedaba rastro del saqueo. “Que la crisis la paguen los ricos” y “¡que pague Millet!” fueron algunos de las frases coreadas en el exterior por los jóvenes, en alusión al que fuera presidente del Palau de la Música, Fèlix Milet, que ha confesado un saqueo de más de tres millones de euros de esa institución y que está en libertad por decisión del juez Juli Solaz.

“Expropiamos este supermercado para repartir aquello que producimos entre todos, porque queremos plantarle cara a un sistema que nos roba día a día en forma de contratos precarios, hipotecas, créditos abusivos, etcétera”, dice la octavilla que repartieron los asaltantes y que encabezaba la frase “Lotes y cestas de regalos 2009” en todos los idiomas oficiales en España.

Finalizado el saqueo en Nou Barris, los jóvenes se reagruparon con la intención de repetir su acción en otro supermercado del centro de Barcelona, pero finalmente desistieron. El seguimiento al que les sometieron diversos agentes de policía de paisano les llevó a tomar esta decisión ante el previsible fracaso de un segundo saqueo, que no tendría el factor sorpresa del primero.

Leur presse (Pere Ríos, El País), 20 décembre.

Commenter cet article