Tarnac : Conferencia de prensa

Publié le par la Rédaction


9 compañer@s siguen inculpad@s por el supuesto sabotage de las líneas de ferrocarril alta velocidad de la red ferroviaria francesa (SNCF). Tras habernos informado de que la policía contaba con pruebas concretas (ADN, entre otras), resulta que. tras 13 días de arresto, no hay cargo concreto alguno en los expedientes. Aun así, l@s compañer@s se arriesgan a condena por actos terroristas. La única prueba a cargo es un lbro L’insurrection qui vient (algo así como «la insurrección que va llegando») editado por las ediciones de La Fabrique. Nos parece importantísimo un apoyo internacional en este asunto de violación del derecho de opinión y de la libertad de expresión. En este país, el marco legal cada vez va recortando más las libertades individuales, con un gobierno que ha optado por dirigir al país mintiendo.

Conferencia de prensa

Sábado, 15 de noviembre del 2008 22 :00

Ayer, cerca de un centenar de vecinos del puebo de Tarnac y alrededores, e incluso de toda la meseta, se reunieron para compartir impresiones acerca de lo que ocurrió el martes 11 de noviembre. Se decidió entonces crear un comité de apoyo del que transmitimos aquí el comunicado.

Dicho comunicado lo leyó Michel Gillabert, instalado desde hace algún tiempo en el municipio vecino, en Rempnat.

Hacen ahora ya tres años que vengo con regularidad a Corrèze, y más particularmente a la meseta de millevaches, para encontrarme con amigos de orígenes diferentes, y entre otros lugares en Goutailloux.

El ambiente que vivimos todos nosotros ayer por la tarde fue una mezcla de ira, de incomprensión, de sentimiento espantoso de haber sufrido algo desproporcionado, algo descomunalmente humillante. En esta ocasión, vino a expresarse un apoyo real y muy emocionante por parte de muchos de los vecinos del pueblo y de sus alrededores. Claro que los acontecimientos del martes lo tenían todo para impresionar. En efecto, 150 policías cerraron el pueblo y paralizaron la vida de la ladea. Un ejército de policías encapuchados, de perros rastreadores de explosivos, de policías con blusa verde, de expertos en ADN, de periodistas —de muchos periodistas— y un helicoptero invadieron el pueblo.

Los comunicados de la Agencia France Presse salen a las 8h30 de la mañana, como si los periodistas ya hubieran escrito sus artículos antes de llegar al pueblo.

Todo un dispositivo antiterrorista pero no se presencia terrorista alguno para ofrecer réplica en esta representación de mal gusto. En efecto, unas horas después, lo que confiesan los investigadores es que sólo encuentran gente corriente, caballeros y señoras de lo más corriente.

Y sin embargo se ponen a soltar ciertos calificativos, como se suele soltar a los perros : ultraizquierda, terrorismo, movimiento anarco-autónomo, terrorista, violencia, terror, libertario, anarquista, nihilista, grupúsculo, comando, y otros cuantos vocablos que me ahorro recordar aquí.

Tales términos, desde el principio, han servido para quebrar la presunción de inocencia y han contribuido en que todo el mundo se volviera culpable de terrorismo. Términos-choc, que cristalizan el miedo de la gente, y ocultan la realidad muy, pero que muy diferente de quienes compartimos la vida aquí.

En este contexto, 6 personas han sido arrestadas.

Por ahora, la policía intenta encontrarle culpables a la historia de las catenarias de la red feroviaria nacional SNCF, y ni siquiera a la de las barras de hormigón sobre los railes del algunos trenes… no, ni siquiera. Y es que estamos a años luz de un ataque con gases letales en el metro de París. Incluso el jefe de la DCRI indicó recientemente que «nadie pone en riesgo vidas humanas en este asunto».

¿Pero de qué va todo ésto ? Éste es un municipio que ha acogido a jóvenes a quienes han venido a visitar amigos suyos, algunos se han quedado, o vuelven, algunos han decidido llevar adelante la tienda de ultramarinos, otros se ocupan de agricultura, otros organizan actividades culturales, o como yo, dominan una técnica, la de tallar piedra. La gente convive entorno a aquellos intercambios de conocimientos, intercambios de medios, de ayuda, que tan arraigados siguen en la tradición de los autóctonos. ¿Cómo se puede hablar de escondrijo o de clandestinidad cuando de lo que aquí se trata es huir el anonimato y la agresividad de las metrópolis?

Pero lo que nos importa a nosotros subrayar aquí, esta tarde, es el carácter indecedente, desproporcionado y escandaloso de esta redada de la policía en Tarnac. No necesito repetir que todo ésto es una operación periodística y políticamente montada. El triunfalismo del gobierno, la rapidez de intervención de la policía tras los sabotages, lo descomunal del dispositivo policial y periodístico, la escasez de detalles sobre esa tal ultraizquierda «que no tiene reivindicación alguna y que no está estructurada» (Michelle Alliot-Marie [ministra francesa de Interior - NDT]) deben señalarnos la voluntad del gobierno de este país para producir culpables, voluntad propia de un gobierno desaprobado por su política económica y social que padece en la actualidad una crisis sin precedentes.

De hecho, ya han sido denunciadas tales prácticas políticas antiterroristas, en particular por el sindicato de la magistratura y en un comunicado del 26 de junio que lleva por título «la dirección de los asuntos criminales ve terroristas por todas partes». Estamos viviendo en un periodo en el que los movimientos sociales, cada vez más escasos, no aciertan en frenar una situación general que va deteriorándose día tras día. Las grandes demostraciones de prepotencia como la de Tarnac siguen alimentando la paranoia que rige en occidente desde el 11 de septiembre sobre todo cuando la policía opera en un marco jurisdiccional de excepción (arresto prolongado, acceso restringido a un abogado, manipulación sin límites del motivo de inculpación y del concepto judicial).

Pensamos muchísimo en nuestros amigos que ahora siguen detenidos, y solicitamos su liberación inmediata así como la creación de comités de apoyo por todas partes.

Publié dans La police travaille

Commenter cet article